Blogging tips

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Rosa & Rafa, una boda con olor a mar.


El invierno pasado, Rosa nos mandaba un whatsapp a todos los amigos con una foto en la que había un mensaje y una fecha escrita en la arena. Ella y Rafa se casaban el 21 de octubre, después de unos años juntos y una niña preciosa.
¡Qué alegría! La boda de una de mis mejores amigas. Y más todavía cuando Rosa me pidió que le ayudara con las invitaciones y algunos detalles de la boda.


Ella tenía algunas ideas en la cabeza y lo le ayudé con ellas. Querían una imagen de su preciosa familia, informal y divertida, y aunque ellos iban a ser los protagonistas, querían que Carolina participara de alguna forma. ¿Y quién mejor que ella quién anunciara que sus papás se casaban?
El escenario no podía ser otro que la playa de Torrenostra, donde viven, de donde es la familia de Rosa y donde tienen sus mejores recuerdos juntos. El mensaje que nos mando en invierno, ya lo indicaba.


Así, que después de esa sesión de fotos playera solo quedaba montar el puzzle marinero.
 Los colores de las invitaciones llegaron con las fotos, que no podían ser otros que el azul de nuestro Mediterráneo y el dorado de la Playa de Torrenostra.
Para el texto utilicé una tipografía infantil, pues estaba escrito por Carolina, ya que era ella quién anunciaba el día de la boda.
También hice un logotipo para ellos, para que pudieran utilizar un sello para estampar en el sobre de la invitación y que además podríamos utilizar en otros elementos de la decoración o los detalles de la boda. Algo muy sencillo y con un aire surfero que le venía muy bien al conjunto.
Como siempre imprimimos con Ismael Miralles. Esta vez los sobres fueron de Sobres, que además me mandó una muestra de todos sus productos, y el sello de Stampa.

Pero Rosa y Rafa me pidieron que también les ayudara con los detalles de la boda, minuta, sitting y números de mesa. El conjunto quedó muy bonito y con ese aire fresco y desenfadado que estaban buscando.



Para los detalles de los invitados toda la familia de Rosa y Rafa colaboraron, idea que me encantó, pues ya sabéis que me adoro las cosas hechas en casa y a mano. De este modo todos se sintieron participes poniendo su granito de arena. Hicieron unas galletas con una receta de la familia de Rafa y ofrecieron una botellita de aceite de la cosecha de aceituna de la familia de Rosa. A mi me pareció muy original y personal. Pusieron unas etiquetas personalizadas para cada producto y quedó muy bonito.



  

Para el sitting se nos ocurrió la idea de colgar la distribución de las mesas desde una red de pesca y decorarlo con aparejos antiguos de pesca que pertenecieron a la familia de Rosa y otros amigos que les dejaron algunas cosas. 





La boda fue de 10, y todos lo pasamos genial, con momentazos que quedaran en la memoria colectiva de nuestro grupo de amigos. 
Gracias por confiar en mi para ayudaros con este día tan importe, porque esto hace que me guste aún más lo que hago.

Y como siempre, sólo puedo acabar con la frase de Annibal: 
¡Me encanta que los planes salgan bien!



No hay comentarios:

Publicar un comentario